• Inicio
  • Noticias
  • Pardinas, director Reforma, sufre amenazas; activistas piden a gobierno protegerlo
Pardinas, director Reforma, sufre amenazas; activistas piden a gobierno protegerlo
26 / 04 / 2019

Juan Pardinas, el director editorial del diario Reforma, uno de los periódicos más influyentes del país y quien ha sido acusado por el presidente Andrés Manuel López Obrador de tener una agenda informativa dedicada a golpear al gobierno, fue víctima de amenazas de muerte, hostigamiento y difusión de información personal --conocida como doxxing, en la jerga informática-- por lo que debe ser protegido por las autoridades, dijeron organizaciones de la sociedad civil.

Reforma, que es controlado por el empresario Alejandro Junco, ha sido acusado por el presidente de tener una agenda conservadora para desacreditar al nuevo gobierno.

Esta semana López Obrador lanzó críticas a este diario por haber publicado en sus páginas una pancarta de amenazas al mandatario, en las que incluso estaba escrita la dirección de la casa del presidente, por las acciones que ha tomado la administración para combatir el robo de combustible.

Si bien algunos podrían coincidir con López Obrador en que Reforma no debió publicar el texto de esas amenazas, ni mucho menos la dirección del presidente, esta determinación provocó una oleada de amenazas contra Pardinas que representan un acto de censura e inhiben la libertad de prensa, dijeron especialistas.

“El discurso estigmatizante proferido por una de las autoridades de más relevancia en el país, tiene un impacto directo en cuanto a la protección o riesgo que puede generar hacia la labor de la prensa, pues él permea en el discurso de la sociedad e incluso llega a generar ataques”, escribió la organización Artículo 19 México, una oficina que está dedicada a defender la libertad de expresión a nivel mundial, en un comunicado.

Esta no es la primera ocasión que alguien advierte que las palabras pronunciadas por López Obrador criticando a los medios generan reacciones potencialmente violentas por parte de aquellos que se las toman al pie de la letra y ponen en peligro el ejercicio de la libertad de expresión.

La periodista Carmen Aristegui, por ejemplo, escribió también sobre el tema en su columna del mismo periódico y llamó al presidente a respetar la labor de la prensa.

“Asumir como adversario, casi enemigo, a un medio de comunicación es una postura contraria a lo que se espera de un mandatario que ofrece construir un auténtico Estado democrático”, dijo la periodista, que en el sexenio pasado dijo ser víctima de censura cuando integrantes de su equipo de investigaciones fueron despedidos del noticiario matutino que tenían en MVS Radio por una investigación sobre el patrimonio del presidente Enrique Peña Nieto.

Uno de los preceptos más importantes de las democracias es el libre ejercicio a la expresión, lo que incluso está garantizado en la Constitución Política.

Las amenazas contra Pardinas no son cosa menor, debido a que México es un país donde ser periodista es una profesión de alto riesgo.

De acuerdo con la organización Reporteros Sin Fronteras, México fue el tercer país más mortífero para periodistas del mundo en 2018 con al menos nueve periodistas asesinados, tan solo detrás de Afganistán y de Siria.

Tanto Afganistán como Siria son países que se encuentran en una guerra interna declarada, lo que convierte a México en el país en estado de paz más violento para el ejercicio del periodismo.

Por su parte, la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, o Unesco, reportó que entre 2017 y 2018 fueron asesinados en México al menos 26 personas por el ejercicio de su actividad periodística.

Es necesario empezar por una figura presidencial que, en lugar de incitar al odio, fomente y permita un periodismo crítico e independiente para garantizar que la seguridad de periodistas como Pardinas no siga siendo puesta en riesgo y que la libertad de expresión e información sea garantizada.

Juan Ernesto Pardinas es director de Reforma desde el 13 de diciembre del año pasado. Anteriormente dirigió el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), uno de los Think Tanks de evaluación y análisis de políticas públicas más importantes desde 2011. Bajo la dirección de Pardinas, el Imco cobró relevancia como una de las instituciones más críticas del gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto por los escándalos de corrupción que rodearon su administración.

.
Elaborado por Sentido Común